Mis cosas
http://miscosas.espanaforo.com/gatito-y-perrito-h1.htm

Mis cosas


 
ÍndiceCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Mis hijos

Ir abajo 
AutorMensaje
Freya
Admin
avatar

Mensajes : 851
Fecha de inscripción : 09/02/2010

MensajeTema: Mis hijos   Jue Feb 18, 2010 7:24 am

Tengo dos maravillosos hijos, una chica ya mayor con 21 años, es preciosa, tiene un corazón muy hermoso, sus ojos son almendrados, oscuros y con unas pestañas largas. Su boca es mas bien grande y le dá una expresión a la cara muy bonita porque su sonrisa te incita a sonreir con ella. Transmite simpatía y alegría. Todas las personas que la conocen saben que encontraron una verdadera amiga.

Muchas veces desdes pequeñita ha preferido salir perjudicada antes que la persona que estuviera a su lado. Nunca a criticado a una amiga o amigo, antes de hablar mal de alguien prefiere callar, porque sabe que las personas no las hay buenas o malas, simplemente son distintas y para lo que unos es malo para otros es bueno.

Es trabajadora, cumplidora y profesional en todo lo que emprende. Le gusta destacar en su puesto de trabajo por sus propios méritos. Es una compañera laboral leal y comprometida a prestar sus conocimientos si alguien le pide ayuda, sin intenciones de egolatría. Es humilde y sencilla, siempre dada a la comodidad de su aspecto combinado con la feminidad.

Sus proyectos de futuro son tan casi imposibles como el de todos, posiblemente no los realice nunca, pero no deja de luchar por aquello que desea, dando prioridad a lo mas importante, incluyendo su apoyo a quien lo necesite aunque con ello retrase su meta.

No todo son virtudes, también tiene sus defectos, y no son pocos. Es vengativa cuando se le hace mucho daño. Si el dolor que le causan es pequeño, lo perdona y olvida, pero si es grande y reconoce que se lo han causado por gusto y sin humanidad, su venganza puede ser muy dolorosa. Ella puede perdonar pero nunca olvida. Creo que es una virtud el no olvidar, aunque ella siempre tropieza con la misma piedra una y otra vez dando oportunidades, pero pienso que es una virtud el no olvidar porque con ello aprende que no todo el mundo es bueno y la experiencia le hará saber como pueden hacerle daño y aprenderá a protegerse, aunque también depende de quien venga, sigue perdonando, incluso a veces olvidando.

Las personas que ella ama, las protege y quizás demasiado. Al final sale ella perdiendo pero está tranquila porque con ello sabe que hizo lo correcto, al menos para ella, su conciencia es lo primero. Tiene ideas futuristas y demasiado dada al gusto espontáneo lo que hace que según que personas equivoquen su forma de ser y la crean con otro carácter muy diferente.

Como madre no sé que malas acciones puede tener mi hija, siempre le veo
virtudes y pocos defectos. Me pasaría hablando de ella horas completas.


Cuando era pequeñita, ya desde 2 años y medio, comenzó a pedir que ella eligiera sus bestidos. Recuerdo que la primera vez que le dí ese gusto para ver que elegía, fuimos a una tienda donde habían mil bestidos, faldas, blusas y de todo lo que una niña pudiera desear. Yo elegí un bestidito rosa con un gran lazo detrás, le quedaba muy gracioso porque con los pañales el lazo se movía de un lado al otro haciendole un movimiento a la falda que era para comersela, pero ella eligió un bestido color lila con una gran flor delante, en el pecho. Cogió el bestido y se lo sobrepuso delante del espejo coqueteando con el a ver como le quedaba y dijo: "Ete".

Fué tan gracioso la forma de decirlo, con el chupete en la boca, el "api" como ella lo llamaba, que no pude decirle que no, asi que se lo compre, despues fuimos a una zapatería y eligió tambien sus zapatos. Al dia siguiente quiso ponerse su bestido nuevo con sus zapatos a juego y ella iva tan graciosa, presumida y coquetona con su bestido nuevo que solo mirarle la carita de felicidad se me encongía el corazón.

La primera vez que la llevé al colegio, tenía casi tres años, el primer dia por la mañana, ella se lavó la carita, hizo su cama, y aun en pijama me pedía el desayuno porque llegaba tarde al colegio. Le hice dos trenzas altas, con lazos blancos, su abrigo era muy ancho con un fruncido en el pecho, de flores difuminadas y por debajo de la rodilla, su cartera detrás de la espalda y su inolvidable "api". Mi hijo acababa de nacer, pero no podia dejarlo solo en casa para llevarla a ella al colegio, asi que ivamos los tres. Ella cogida del carrito, a veces me cogía del filo de la falda y cuando la mañana era soleada, nos parábamos en un banco del parque para darle de comer a las palomas.

Cuando se acababa la comida de las palomas, me decia siempre que comprara mas y todas las mañanas le tenia preparado el desayuno, el bocadillo para el colegio y la bolsa de comida de las palomas. Yo me quedaba sentada en el banco y ella un poco mas adelante, comenzaba a tirar la comidita a su alrededor. Todas las palomas ivan a comer a sus pies y ella solo reía y reía. Cuando había una paloma que no se acercaba, ella le tiraba la comida desde lejos para que no se quedara sin comer. Al ratito de estar alli, ya nos ivamos para el colegio.

Lo malo fué el primer dia de colegio. Ella iva muy contenta, pero cuando se dió cuenta que ella entraba y yo me quedaba fuera, comenzó a llorar llamándome. Era horrible ese momento. La señorita Ester, su maestra, me dijo que no me preocupara, porque era normal esos lloros el primer dia, pero yo aunque ya lo sabía, no podia dejar de pensar que mi hija sufría pensando que yo la habia abandonado. Rezaba una y otra vez para que llegara la hora de ir a recogerla y que se diera cuenta que no la abandonaba, sino que, como todos los niños, se quedaban alli para estudiar y luego sus mamás los recogían, igual que yo. Pasó bastante tiempo hasta que se dió cuenta de ello y todos estos dias, fueron muy amargos. Ella tenía un delirio por mi y su sensación de abandono, incluso las noches se hacían largas para ella. Por las mañanas cuando la levantaba para desayunar, me miraba con ojos tristes, sin decir nada, esperando que yo le dijera que no volvería al colegio, pero debía ser fuerte y demostrarle que siempre iría a buscarla. La llenaba de besos y de mimos para que se diera cuenta que la quería y que no la abandonaría.

Pasaron los dias y cuando se acostumbró a ello, y se dió cuenta que todos los niños y sus mamás hacian lo mismo, fué cuando comenzó a gustarle el colegio y ciertamente siempre ha sido buena estudiante. Bueno... las matemáticas no mucho, pero tambien es cierto que no ha tenido un profesorado que la apoye en ese sentido. En casa la ayudé como pude, siempre estimulándola con cosas que le gustan para hacerle comprender las matemáticas. Pero llegó un momento que incluso sus estudios sobrepasaron los míos y ya no pude ayudarle mas.

Con esta historia de las matemáticas, recuerdo que una vez ella, acostumbrada hacer los deberes conmigo, me dijo que le ayudara y yo cuando ví el problema, me dí cuenta que no podía ayudarle porque no entendía nada, asi que me dió verguenza y a la vez no quería que mi hija dejara de pensar que yo como madre, lo tenía que saber todo y le respondí: "verás cariño, me gusta ayudarte, pero si te lo digo nunca aprenderás, debes hacerlo tu sola y que la señorita califique tus esfuerzos". Ufff.... mas o menos fué asi, pero.... que mal momento pasé, incluso ella me miraba desilusionada porque no la queria ayudar. Fue un momento muy amargo para mi y como no, tambien para ella.
Volver arriba Ir abajo
http://miscosas.espanaforo.com
 
Mis hijos
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Una generación de hijos de políticos
» Eran Angeles de Dios los Hijos de Dios de Genesis 6?????
» Cristo Viene ¿Sabe En Donde Están Sus Hijos?
» Pensión madre de 7 hijos - ¿Puede aportar como empleada doméstica?
» Hijos de superdotados

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Mis cosas :: Reflexiones :: Familia-
Cambiar a: